Aprender de errores y recuperarse del fracaso

recuperarse de errores

Este es un breve artículo, pero espero que sea una fuente de inspiración y motivación, para todos aquellos emprendedores que temen fracasar, o al menos hacerles llegar la idea de lo positivo que es siempre aprender de errores. 

Los emprendedores deben afrontar el riesgo que conlleva emprender y aceptar que las posibilidades de fracasar son tan reales como las de conseguir el éxito. Incluso no consiguiendo el deseado éxito, el fracaso puede ser también beneficioso.

Como pymes, podemos aprender valiosas lecciones de nuestros propios fracasos o bien aprender de fracasos empresariales ajenos que se dan por todo el mundo y en todos los sectores. La experiencia adquirida nos permite aprender de errores para evitarlos en el futuro y no volver a repetirlos. Si por cualquier motivo no conseguimos el éxito lo siguiente debe ser recuperarse del fracaso lo mejor y lo más rápido posible.

  • aprender de nuestros erroresEn primer lugar, si vemos que el final es inevitable, no es mala idea intentar minimizar las pérdidas en lo posible y claudicar cuanto antes, al fin y al cabo el tiempo es dinero en los negocios.
  • En segundo lugar, es importante reconocer el hecho, dedicar un tiempo a intentar comprender el resultado obtenido, reflexionar sobre los errores cometidos. Con la lección aprendida un nuevo intento debería posibilitarnos llegar más lejos y quizás a conseguir nuestras metas.
  • En tercer lugar, después de reflexionar y extraer las lecciones pertinentes, proyectar un nuevo negocio, pensar como emprender nuevamente después de recuperarse. Esto reduce el miedo el fracaso y evita que nos cerremos ante nuevas oportunidades de negocio.
  • Por último, debemos aprovechar la oportunidad para trabajar nuestra resilencia. Es decir, nuestra capacidad de asumir con flexibilidad situaciones límite. Esta es una característica de muchos hombres de negocios de una lista interminable que han fracasado antes de conseguir hacer fortuna.

En conclusión, conseguir el éxito profesional es lo ideal, pero si esto no sucede tampoco es el fin del mundo. Podemos salir con una experiencia necesaria y más sabios de un fracaso. De este modo estamos en camino de triunfar donde antes no lo conseguimos.

Para concluir, una maravillosa cita de Thomas Alva Edison:No fracasé 1000 veces, sólo descubrí 999 maneras de como no hacer una bombilla.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*