Las 5 claves para escoger el mejor candidato

El comienzo de año siempre está marcado por un cierto movimiento en el campo laboral. Trabajadores que cambian y vacantes que quedan vacías y que a veces resulta difícil cubrir. Para superar esta dificultad, cada vez son más las pymes que cuentan con la colaboración de un portal de empleo en el que anunciar su oferta y a través de la cual poder conseguir un buen número de CVs.

Ejecutar a la perfección un proceso de selección no es una tarea fácil, sobre todo si se hace desde la propia empresa que, en muchos casos, no existe un departamento que se dedique exclusivamente al tema de recursos humanos.

Es por ello que, muchas veces, las pymes prefieren externalizar el servicio a consultoras que puedan hacer la criba de forma profesional y planteen a los candidatos finalistas. Sólo entonces entrará en juego el papel de la empresa, el feeling que pueda dar el candidato en un momento dado y otros factores que tienen que ver más con la comunicación física, la comunicación no verbal y las sensaciones e impresiones.

El éxito o no del proceso se verá una vez la persona comience a trabajar, por lo que no deja de ser siempre una apuesta prácticamente a ciegas. Para reducir las posibilidades de error al mínimo porcentaje, a continuación, daremos unos consejos con los que servirse durante el proceso:

  1. Identificación del puesto a cubrir. Podría ser evidente, pero, a veces no lo es tanto. Conviene poner sobre la mesa las tareas que la persona en cuestión debería llevar a cabo en el día a día. Si se necesita administrativa, se podría poner todo el abanico de funciones que la persona debería desarrollar.
  2. Redacción de la oferta. Una vez identificadas las tareas, es importante poder trasladarlo al papel, respondiendo a qué se busca, qué requisitos hay que cumplir, cómo es la empresa a la que se va a incorporar la persona o qué habilidades se valoran. Igualmente importante es explicar, aunque sea de forma poco exhaustiva, las condiciones económicas (normalmente por banda salarial). Elegir las palabras adecuadas también es un aspecto que conviene cuidar.
  3. Preguntas filtro. Si la vacante tiene una condición sine qua non, es importante que se refleje, como puede ser el nivel de inglés o el conocimiento de una determinada herramienta informática. De esta forma, estableciendo una pregunta filtro, se hará una criba mucho más efectiva.
  4. Comparación de la información recibida. Cada vez más las personas encargadas de los procesos de selección indagan acerca del candidato por otras vías. Estas pueden ir desde LinkedIn hasta una llamada a puestos de trabajo anteriores de tal forma que se pueda conocer la opinión de otras personas con las que haya trabajado.
  5. La entrevista. Primero, una telefónica en una primera suerte de finalistas, breve. Tras ella, la presencial, más amplia, con la posibilidad de profundizar los aspectos de su CV que más puede interesar y con el objetivo puesto en aventurarse sobre cómo la persona en cuestión podría cumplir su función en la empresa. Sin prisa.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*