Los 5 pasos del emprendedor: El inicio de la IDEA

pyme idea de negocio

Si estás leyendo este blog es que dentro de ti se está fraguando una idea, y a veces, es difícil sacarla y comenzar a trabajarla realmente a fondo. Hoy en día tenemos al alcance tanta información que no sabemos discernir cual es las que nos ayuda a emprender y cual es la que nos ralentizan el proceso de darle forma y estructura.

Por ello, en la fase de comienzo, te propongo que escribas estos 5 puntos, y lo rellenes con tus conceptos y tu bosquejo de ideas, para ir dándole cuerpo a lo que tienen entre manos. Ir ir sacando esa “idea madre” y ponerla sobre papel. Ánimo y a por ello:

 

El sentido

La primera tarea consiste en descifrar cómo generar un sentido con el nuevo producto o servicio y fundamentar sobre él la organización que pretendes crear. El sentido brota cuando el producto es capaz de mejorar la calidad de vida de sus usuarios y, con ello, el mundo en que vivimos o el sector en el cual quieras aterrizar. Tienes que añadir un valor nuevo o mejorado.Si no es así, lo siento amigo, pero no es buen producto.

 

El mantra

En lugar de una complicada declaración de misión, difícil de recordar, resulta preferible concentrar el sentido de una organización en un mantra (palabra que en sánscrito significa “pensamiento”). En la práctica, se trata de breves fórmulas verbales que expresan la “razón de ser” de una organización.

Así, tenemos los casos de “Mejorando tus momentos”, de Starbucks, “Pensar”, de IBM. O Coca-cola, que opta por cambiar su eslogan, su síntesis, “su razón de ser” cada cierto tiempo, por ejemplo: En 1987: «Sensación de vivir» (España) (You Can’t Beat the Feeling) 1988: «El sabor de tu vida» (Mexico) (You Can’t Beat the Feeling) 1989: «¡Es sentir de verdad!» (Hispanoamérica) (Can’t Beat the Real Thing) 1993: «Siempre Coca-Cola» (Always Coca-Cola) 1999: «Coca-Cola. Disfruta» (Hispanoamérica) 2000: «Vívela» (España y Mexico) 2001: «La vida sabe bien» (España) 2001: «La vida sabe mejor» (Mexico / America central) 2001: «Siente el sabor de vivir» ( America del Sur).

 

El lanzamiento

emprendedores onlineEs más eficaz comenzar ya de entrada con la creación del producto o servicio que enfocar un plan de negocios o realizar una proyección financiera. En la práctica, esto significa construir un prototipo, diseñar un software, un modelo, o elaborar una página web o un trabajo artístico da igual. La decisión de poner en marcha un proyecto debe observar tres principios:

  1. Idear con amplitud de miras y sin ponerse limitaciones.
  2. Encontrar un grupo de personas afín. Forma un equipo desde el principio.
  3. Dividir al público entre incondicionales y desafectos. Finalmente, un gran producto o servicio posee la capacidad de polarizar a los consumidores: unos lo adoran mientras que otros lo detestan. Si hay amor, en otro extremo ha de haber odio.

 

Un modelo de negocio bien definido

Independientemente de la índole de la organización que pretenda fundarse, esta ha de ser rentable y para ello es necesario contar con un modelo de negocio sostenible. Con este fin, primero hay que definir el perfil del cliente y conocer sus necesidades y, después, crear un mecanismo de venta capaz de garantizar que los ingresos superen a los costes.

Un modelo eficaz de negocio debe, por tanto, ser específico (cuanto más definidos estén el cliente o el mercado, tanto mejor) y ha de poder ser descrito con sencillez, en no más de diez palabras de uso corriente sin complicaciones. Uno de los ejemplos más destacados por su sencillez y grado de definición es el modelo de eBay: cobra un cargo por publicación de productos más una comisión por venta realizada. Aunque parezca mentira, las cosas más sencillas, son las más difíciles de crear, las idea liosas y los argumentos enmarañados, no funcionan ni ahora ni nunca.

 

Establecer hitos, bases y tareas

El último punto consiste en que escudriñes sobre estas áreas:

  • a) Los hitos propuestos.
  • b) Las bases sobre las que se sustenta el modelo de negocio.
  • c) Las tareas necesarias para crear la organización. Los hitos que cualquier organización debe proponerse, e inevitablemente alcanzar si quiere sobrevivir, son demostrar la validez de su idea, completar las especificaciones del diseño, terminar de perfilar el prototipo, encontrar el capital, presentar la versión de prueba al consumidor y después la versión definitiva y, por fin, alcanzar el punto de equilibrio del costo financiero neto. Las bases incluyen factores como el tamaño del mercado, el margen bruto, el rendimiento por cliente, etc. Por último, entre las tareas se encuentran desde el alquiler de una oficina, hasta la búsqueda de proveedores o la suscripción de pólizas de seguro, patrocinadores, colaboradores hasta donde quieras llegar o vislumbrar tu idea y tus necesidades de expansión.

 

¿Qué te parece estos puntos? ¿Añadirías algo?…

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*