¿Qué son las ganancias ocasionales?

Las ganancias ocasionales son ingresos que obtienen una empresa o un particular por la venta ocasional de un bien que no forma parte del rumbo normal de sus negocios o por ejemplo, por el hecho excepcional y puntual que puede suponer un ingreso como ganar una rifa en tu comunidad o ganar en la lotería.

Existen muchas formas de obtener ganancias ocasionales tanto en el ámbito personal, como en el ámbito de la empresa. Imaginemos por ejemplo que un individuo hereda de su abuelo una colección de monedas de plata. Puede plantearse venderlas y darse cuenta de que su valor es más alto del que pensaba, pongamos de unos cuantos miles de euros. Esto es un claro ejemplo de ganancia ocasional de un particular.

Por otro lado, imaginemos una empresa que cuenta con unos terrenos amplios con un pequeño bosque de pinos mediterráneos y pretende ampliar sus instalaciones urbanizando en estos terrenos propios.  Podrían plantearse lícitamente la venta de toda la madera que supondría una ganancia ocasional importante, pero claro, lo primero sería preguntarse, como declarar venta de madera ante la Agencia Tributaria.

Definición de la ganancia ocasional

La ganancia ocasional tiene un régimen fiscal. Vamos a entrar más en detalle del expuesto en la presentación. Si una compañía se por ejemplo a la fabricación de botella de cristal, esto se conocería como objeto social.

Ahora bien, si esta compañía vende un activo en concreto que no es un bien propio ni de su inventario ni tiene nada que ver con las botellas de cristal, sino que es por ejemplo un activo fijo, se denominaría ganancia ocasional.

En las personas naturales, esto ocurre con frecuencia como hemos comentado al inicio cuando se gana una rifa o sorteo, que se configura como una ganancia ocasional.

La ganancia ocasional tiene importancia desde un punto de vista tributario, puesto que tiene tratamiento propio y diferente al de la renta normal o renta líquida. De hecho, en los formularios de la declaración de la renta, hay secciones particulares para el cálculo al impuesto a la ganancia ocasional.

La ganancia ocasional se determinará quitando al precio de venta final, el costo fiscal del activo (diferente al que figura en la contabilidad). El costo fiscal es el valor por el que el activo fue declarado en su momento. Por lo general el costo fiscal de un activo fijo es igual a su valor en la contabilidad. Resumiendo, la ganancia ocasional se define como la diferencia que existe entre el valor final de la venta de ese activo restando su costo fiscal.

Pongamos un ejemplo para entenderlo mejor. Supongamos la venta de una colección de monedas de plata, cuyo costo fiscal es de 50.000 euros y es vendida en 70.000 euros. En este caso encontramos una ganancia ocasional de 20.000 euros.

Para acabar, es importante saber que la venta de un activo genera ganancia ocasional sólo si el activo ha estado en poder del particular o empresa por más de dos años. Si lo ha poseído por menos tiempo, la ganancia que se obtenga no será considerada ganancia ocasional sino renta líquida, con un impuesto asociado superior.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*