Razones para asegurar los establecimientos hosteleros

La temporada de verano es la época con mayor índice ocupacional en hoteles, campings, casas rurales y centros por el estilo, en función del turismo y los intereses de los visitantes, se ocupan un tipo u otro de alojamientos. España, debido a su geografía variada, es un país con una oferta muy amplia en alojamiento, las empresas responsables de estos establecimientos, deben contratar buenas pólizas de seguro para proteger los intereses propios y de los clientes.

La época estival es un momento para disfrutar de los diferentes parajes que la geografía española ofrece a todo el mundo, por ello, cada año el turismo nacional e internacional aumenta exponencialmente. España es un reclamo para los visitantes que buscan un territorio donde poder disfrutar de: cultura, historia, gastronomía, sol, playa, montaña y buen ambiente. Por toda la península, para recibir a tanta cantidad de gente, han proliferado infinidad de diferentes centros de alojamiento.

Estos centros, preparados para recibir turistas y poder ofrecerles un lugar donde pernoctar, se dividen en tres grandes grupos: los establecimientos hosteleros, los campings y las casas rurales. Todas las empresas participantes en este ámbito de comercio, requieren la contratación de diferentes pólizas de seguro para poder desarrollar las actividades de manera responsable, segura y con garantías. La compañía de seguros Intermundial es la referente en este sector.

Hoteles, hostales y pensiones, abundan por todo el territorio español, sin importar el tipo de localidad que sea, tanto en ciudades grandes como en pueblos pequeños, en todos ellos existe algún establecimiento destinado a cubrir las necesidades de alojamiento de los clientes. Para todos estos casos resulta fundamental contar con los servicios de compañías aseguradoras.

Estas compañías protegen los intereses de los establecimientos y de sus usuarios, de ahí que resulten esenciales para garantizar el correcto funcionamiento de sus actividades y la estancia de los visitantes.

Las coberturas “multirriesgo”

Las coberturas “multirriesgo” para hoteles protegen los intereses de los comercios frente a posibles imprevistos, como por ejemplo: inundaciones, incendios, rachas de fuerte viento y demás daños causados por fuerzas de la naturaleza. En la actualidad, este tipo de cláusulas resultan fundamentales, pues debido a la inestabilidad climatológica puede resultar sencillo un giro inesperado del tiempo, y ocasionar daños en las estructuras, personas y bienes.

Por otro lado, en ocasiones pueden presentarse situaciones incómodas como la pérdida de joyas, dinero y otros objetos de valor, debido a la actuación de bandas especializadas en robos. El verano es la época del año donde más denuncias sobre este respecto se emiten. En ocasiones, los hoteles y sus usuarios son el punto de mira de estos actos vandálicos, por eso las coberturas “multirriesgo” de las compañías aseguradoras, se hacen cargo de estas situaciones y velan por la tranquilidad de los responsables hosteleros y los clientes.

Las coberturas de responsabilidad civil

Las coberturas mencionadas hasta el momento tienen una mayor incidencia en complejos hosteleros debido al alto índice de contratación por parte de éstos. Pero, los campings y los establecimientos rurales también son usuarios y beneficiarios potenciales de este tipo de pólizas y compañías aseguradoras. Es más, cualquier negocio destinado al ámbito hostelero debe contratar las coberturas básicas de responsabilidad civil.

Las cláusulas de responsabilidad civil cubren todo tipo de daños ocasionados a terceros, dentro de los límites de las instalaciones, sean estos usuarios de los establecimientos o no. Por ello, contratar seguros con elevadas coberturas económicas resulta fundamental para garantizar la solvencia de los negocios en caso de imprevistos aparatosos. 

Las coberturas frente a impagos

Últimamente, las compañías aseguradoras ofrecen protección frente a impagos. El propósito principal de estas pólizas no es reclamar la cantidad impagada a los clientes, que de ser necesario se efectúa, sino más bien avisar a los establecimientos hosteleros sobre los posibles defraudadores. Para ello, se han creado departamentos especializados en economía y finanzas, quienes se encargan de evaluar la solvencia real de los clientes.

Sin importar el tipo de negocio turístico que uno regente, las compañías de seguros y sus diferentes pólizas, resultan imprescindibles para garantizar la funcionalidad de los complejos y para asegurar la satisfactoria estancia de los clientes.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*